domingo, 23 de mayo de 2010

... y entonces tocò la puerta la nostalgia tìpica de un domingo lluvioso en Mar del Plata.

y yo no sè, mirà, es terrible como llueve.






1 comentario:

Aydé dijo...

Y vaya que sí, nada más que nostalgia con los domingos.